El Partido Popular Provincia de Alicante asegura que la reforma de la Ley de Función Pública que plantea el Consell, en la que primará en la contratación de médicos el conocimiento del valenciano a las capacidades profesionales, “es un intolerable ataque a los servicios públicos que no vamos a permitir”. El coordinador general, Rafael Candela, asegura que en el Partido Popular “queremos a los mejores profesionales, no solo a los que hablen valenciano”.

“El Consell juega con la vida de los pacientes porque antepone la inmersión lingüística en los profesionales sanitarios a su formación sanitaria”, espeta Candela, “lo que redundará en que muchos facultativos abandonen la provincia de Alicante porque nunca tendrán plaza”. Recuerda el ejemplo de otras regiones limítrofes que han adoptado las mismas medidas que ahora se plantea el Consell, como Cataluña y Baleares.

El Partido Popular considera que “debe primar el conocimiento médico al de la lengua al ser un puesto de especial sensibilidad” para la población. El dirigente popular entiende que “el valenciano debe ser un mérito, no una condición imprescindible para que los médicos puedan ejercer en la sanidad púbica”. Incluye esta nueva “ocurrencia” del Consell en “su hoja de ruta nacionalista semejante a la que se instauró en Cataluña hace 28 años y que también copian los socialistas en Baleares”.

Candela exige al presidente de la Generalitat, Ximo Puig, que “desautorice inmediatamente” a la consellera Gabriela Bravo y elimine del borrador de la Ley de la Función Pública estos nuevos condicionantes laborales. “Puig se pone delante del frente nacionalista que forma el Consell al respaldar estas medidas”, insiste el coordinador de los populares alicantinos, “que van en contra del interés general de la población por tener a los mejores profesionales en la sanidad y los servicios públicos”.

El dirigente popular anuncia que “el PPCV peleará donde sea necesario para que esta reforma no entre en vigor” y ya anuncia que “cuando Isabel Bonig gobierne en 2019 solo estarán en la Administración autonómica los mejores profesionales sin mirar ni su carné político ni sus conocimientos de idiomas, solo su capacidad profesional porque los alicantinos solo nos merecemos lo mejor”.