El Partido Popular de la Provincia de Alicante denuncia que “la mentira es la huida hacia adelante de un Consell atrincherado por los tribunales y la sociedad” después de que el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJ) haya desmentido al conseller de Educación, Vicent Marzà, sobre los motivos para aplicar un decreto ley al plurilingüismo en una supuesta respuesta del Alto Tribunal valenciano. “Tenemos un conseller nacionalista que impone, desobedece a la Justicia y que ahora miente”, resalta la vicesecretaria de Políticas Sociales del PP Provincia de Alicante, Loreto Cascales.

         El responsable de Educación aseguró tras el último Pleno del Consell que habían esperado a última hora porque el TSJ “no había respondido a la aclaración” pedida por la Administración sobre cómo aplicar la sentencia contraria al decreto de plurilingüismo. El Alto Tribunal Valenciano niega que la Generalitat les enviase ninguna comunicación al respecto.

         “Marzà insulta a la inteligencia de los ciudadanos al mentirles para justificar su deprecio a todo lo que no tenga que ver con su hoja de ruta nacionalista”, manifiesta la dirigente popular, “siguiendo el ejemplo del presidente de la Generalitat”. Cascales recuerda que “Puig engañó a los empresarios alicantinos con la Agencia Valenciana de la Innovación y ahora Marzà a toda la comunidad educativa”, lo que entiende que es “una falta de respeto inaceptable para cualquier responsable político”.

         El uso de la figura del decreto ley para aprobar el sistema escolar, un mecanismo que la ley entiende para situaciones de emergencia, “ha sido solo un vericueto legal para burlar la aplicación de una sentencia judicial”, entiende Cascales. Ahora, solo el Gobierno puede recurrirlo al Tribunal Supremo. “El Consell ha violentado la Justicia y no ha tenido reparos en mentir a los ciudadanos para salir adelante”, lamenta la vicesecretaria popular.

         Cascales entiende que “el Consell se ha quedado sin argumentos políticos a los dos años de tomar el poder porque su único programa era desalojar al Partido Popular e iniciar una senda nacionalista por encima de todo y de todos”. La “evidente carencia democrática del actual Consell ha obligado al PP a acudir a los tribunales como última defensa de la libertad de las familias”, explica la responsable popular alicantina, “aunque han dado un paso más hacia la rebeldía institucional al mentir usando al propio TSJ como víctima”.

         El Partido Popular Provincia de Alicante “continuará su trabajo en las instituciones a pesar de que el Consell desprecia los mecanismos democráticos y ni Puig y Marzà dimitirán por este escarnio público”. Los populares tampoco descartan “ninguna otra medida” para “defender la libertad de las familias alicantinas”.