El presidente del Partido Popular Provincia de Alicante, José Císcar, asegura que “el cierre del Tajo-Segura es una postura ideológica del PSOE”, que llevará a cabo en la futura Ley de Cambio Climático. Así lo refleja una contestación parlamentaria del Ministerio de Transición Ecológica, que justifica el recorte en el envío de agua trasvasaba a una disminución de precipitaciones de entre un 20 y un 30%. Císcar niega que se trate de una “cuestión técnica”, como alega el Ministerio, “sino política”. 

Recuerda que el PSOE siempre ha defendido la propuesta de quitar el trasvase Tajo-Segura y que así lo ha apoyado en el dictamen del Congreso de los Diputados que dará pie a esta futura Ley de Cambio Climático. “Lo preocupante es que Ximo Puig y la consellera de Agricultura, Elena Cebrián, estén callados” ante los anuncios del Gobierno “mientras el presidente de Castilla-La Mancha, el socialista Emiliano García-Page, dice cuando puede que quiere quitar el trasvase”, lamenta Císcar. El presidente del PP provincial recuerda a Puig y a Cebrián que “tienen el deber de defender a los regantes alicantinos”. 

Asegura que este escenario de menos lluvias en los embalses de cabecera del Tajo “ya se tuvo en cuenta en el Memorándum de 2013” firmado entre el Estado y cinco Comunidades Autónomas. A través de este documento se blindó por Ley el trasvase Tajo-Segura. “Este acuerdo fue una demostración de que es posible llegar a pactos en materia hídrica si hay voluntad”, subraya Císcar. 

El líder de los populares alicantinos asegura que “la intención del Gobierno pone en riesgo el 61% de los regadíos de la provincia de Alicante y genera muchísima incertidumbre en miles de familias que riegan del trasvase”. 

Císcar niega que los caudales del trasvase se puedan sustituir por la desalinización: “Los regantes no pueden pagar el altísimo precio que cuesta producir agua desalinizada”, recuerda el presidente de los populares alicantinos.