El presidente del Partido Popular Provincia de Alicante y coordinador del Grupo Parlamentario Popular (GPP) en Les Corts, José Císcar, asegura que “el PP no va a consentir que se cierre el trasvase Tajo-Segura” después de que el Congreso de los Diputados aprobara este miércoles un dictamen para reducir las aportaciones que llegan a la provincia de Alicante. Císcar acusa al presidente de la Generalitat, Ximo Puig, y a la consellera de Agricultura, Elena Cebrián, de ser “muy tibios” en la defensa de los intereses de los agricultores y regantes.

         Císcar hizo estas declaraciones en los pasillos de Les Corts después de que el comité de Transición Ecológica aprobara con los votos de PSOE, Podemos, Compromís y los nacionalistas un dictamen que recomienda “redimensionar” los caudales de los trasvases para ajustarlos a un escenario de menos lluvias y aportaciones a los ríos. “Esta valoración”, indica, “es muy sesgada respecto a la realidad” porque considera que ni el Júcar ni el Segura son cuencas deficitarias y “no aprecia los valores de la agricultura contra la desertificación y el cambio climático”. El dirigente popular considera que “sería muy mala noticia” que el Pleno del Congreso aprobara de manera definitiva este dictamen.

         “Este informe pretende acabar a medio plazo con el trasvase Tajo-Segura”, advierte el responsable popular, “y el PP no lo consentirá ni en el Congreso de los Diputados ni, por supuesto, en la Comunitat Valenciana”. Císcar lamenta que el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, y la consellera de Agricultura sean “muy tibios” a la hora de defender el Trasvase.

Recuerda que el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, “está ganando la batalla y es quien se lleva el gato al agua” por la “tibieza” del Consell. “Page ya ha dicho en reiteradas ocasiones que su mayor problema en la gestión es acabar con el Tajo-Segura”, indica Císcar, “en ello pone todo su esfuerzo y le está ganando la partida a Puig”.

         El presidente de los populares alicantinos asegura que la enmienda presentada por los socialistas no suaviza las recomendaciones finales del dictamen, sino que lo único que hace es eliminar las referencias explícitas a trasvases concretos y regiones, “aunque en el contexto se mantiene”.

“Este informe parece que quiere blanquear 14 años después las políticas de desalación de Zapatero y Narbona”, indica Císcar. Recuerda que “el PP está en contra de la desalación como recurso exclusivo” y que los caudales del Trasvase son necesarios para mezclarlos en un 70% con el agua desalada. “No es la solución por precio y por calidad”, argumenta el presidente popular, “sino que es una ironía que sea el agua del Trasvase el que rescate los caudales desalados, sin los cuales se podrían utilizar para la agricultura”.