El presidente del Partido Popular Provincia de Alicante, Pepe Císcar, siente “frustración ante el silencio de Pedro Sánchez y Ximo Puig ante los ataques al trasvase Tajo-Segura” del presidente de Castilla-La Mancha, el socialista Emiliano García Page. El homólogo de Puig en Castilla-La Mancha ha anunciado que denunciará ante el Parlamento Europeo el trasvase Tajo-Segura por contravenir la directiva europea en materia de medio ambiente.

         “No hemos escuchado a ningún dirigente socialista en el Gobierno de España, ni en la Comunidad Valenciana, decir absolutamente nada al respecto, lo que nos parece lamentable y nos genera mucha frustración ante esa falta de defensa de los intereses alicantinos”, asegura Císcar. Frente a la posición del PSOE, “el Partido Popular nunca renunciará a los caudales procedentes del trasvase porque el agua es propiedad de todos los españoles y no está sujeta al capricho de ningún dirigente político, sea de donde sea y se llame como se llame”. Más de 104.000 empleos dependen del trasvase, “y no vamos a renunciar a ninguno”, apostilla el presidente popular.

         Císcar lamenta que “el Trasvase Tajo-Segura se vea amenazado cada vez que gobiernan los socialistas”. Recuerda que las Cortes de Castilla-La Mancha, bajo el mandato del socialista José María Barreda, aprobaron en 2008 un Estatuto que fijaba el año 2015 como fecha de caducidad del trasvase y, desde entonces, “los intentos de acabar con la Tubería han sido incesantes”, afirma.

         El dirigente recuerda que fue el Partido Popular el que consensuó en 2013 un Memorándum entre el Estado y cinco comunidades autónomas “que garantiza por ley la aportación de caudales”. Lamenta que “ha sido llegar al poder los socialistas y reiniciar los ataques contra el trasvase, además con argumentos tan demagógicos como que es una barbaridad y una obra de la dictadura”.

         El presidente de los populares alicantinos recomienda a García Page que “tome alguna lección de historia para saber que el trasvase Tajo-Segura no nació con la dictadura, sino con la Segunda República española en el Plan Nacional de Obras Hidráulicas de 1933 y que se acabó y puso en marcha con la democracia”.

         Aun así, “por esa misma regla de tres, si toda obra de la dictadura debe ser rechazada como predica del trasvase, habrá que recordarle también los pantanos que suministran el trasvase construidos con el régimen de Franco y que los socialistas de Castilla-La Mancha quieren de manera egoísta en exclusividad para su tierra”. Y pregunta a García-Page: “¿Los pantanos inaugurados por Franco habría que inutilizarlos también?”.

         Císcar reconoce que “el Tajo tiene en ocasiones problemas de calidad a su paso por Toledo”, pero también asegura que “no es por culpa del trasvase, como nos quieren hacer ver los socialistas, sino por las aportaciones del río Jarama, el cual conduce las aguas residuales poco depuradas de los corredores industriales de Madrid y Guadalajara”. El presidente popular considera que “lo que se debe abordar y resolver es ese problema de depuración, pero no es de recibo que el señor García Page vaya a Bruselas con mentiras y engaños como está haciendo ante la opinión pública española”.          “Esperemos que García Page cuente toda la verdad en Bruselas y, de paso, explique también qué han hecho los gobiernos socialistas de Castilla-La Mancha con los más de 180 millones de euros que han abonado vía tarifa los regantes del Trasvase Tajo-Segura y que en teoría deberían invertirse en infraestructuras para mejorar las condiciones de los municipios ribereños del Tajo”, asegura el líder de los populares alicantinos.