El cabeza de lista del Partido Popular a Les Corts Valencianes, Pepe Císcar, asegura que “nueve de cada diez alicantinos se beneficiarán de la bajada del IRPF que propone el Partido Popular en la Comunitat Valenciana”. Císcar asegura que “se trata de una revolución fiscal en toda regla que dinamizará la economía, traerá empleo y dejará el dinero en el bolsillo de los ciudadanos”.

         Más de 700.000 alicantinos pagarán menos impuestos gracias a la reducción al 7% del Impuesto de la Renta (IRPF) en el tramo autonómico para los contribuyentes que declaran hasta 35.000 euros, lo que supone el 90% de los declarantes. “En el Partido Popular pensamos que el consumo es la rueda que mueve la economía y cuanto más dinero tengan los ciudadanos más podrán consumir”, asegura Císcar. En la Comunitat Valenciana serán 1.950.000 personas las que se beneficien de la propuesta de los populares.

         La revolución fiscal anunciada por la candidata del Partido Popular, Isabel Bonig, se basa en tres ejes fundamentales: reducción del tramo autonómico un 7% del IRPF para las rentas más bajas; supresión del tramo autonómico de los impuestos de Sucesiones y Donaciones y bajada progresiva del Impuesto de Transmisión Patrimonial, que se paga sobre la compra de viviendas, locales o terrenos. En este caso, Císcar pone un ejemplo: “Quien compre una vivienda de 200.000 euros paga ahora un 10%, es decir, 20.000 euros; si Isabel Bonig gobierna, los ciudadanos se ahorrarán 8.000 euros”. Para los inmuebles de hasta 200.000 euros, el tipo impositivo será del 6%; a partir de ahí será el 8% mientras que se mantiene del 10% para las viviendas superiores al millón de euros “porque creemos en una fiscalidad progresiva y quien más tenga, que pague más”.

         Además, Císcar pone énfasis en que “la reducción en los impuestos de la compraventa de viviendas supondrán un plus de competitividad para el sector inmobiliario de la Costa Blanca frente a otros destinos turísticos como la Costa del Sol o Baleares porque cuando un extranjero se piense dónde va a comprar su residencia vacacional va a mirar mucho el precio y las condiciones”.

         Frente a las críticas del candidato socialista a la Generalitat, Ximo Puig, por considerar “irresponsable” la propuesta fiscal del PP, Císcar asegura que “son propuestas serias y rigurosas”. El candidato popular afirma que “la revolución fiscal de Isabel Bonig es asumible si racionalizamos el sector público autonómico”. Como ejemplo, la Agencia Valenciana de la Innovación (AVI) “gasta cinco millones de euros en sueldos para dar subvenciones de un millón cuando esa tarea la podía asumir la Conselleria” o la mala gestión en la nueva televisión autonómica, con un presupuesto de 55 millones de euros y que ha dado 48 millones de pérdidas en su primer año de emisión.

         Císcar lamenta que “el PSOE y Ximo Puig han subido un 31% los impuestos a los ciudadanos los últimos cuatro años, lo que supone 3.000 millones de euros más para la Generalitat Valenciana, y, sin embargo, no se traducido en una mejora de los servicios públicos en la Comunitat”, con un incremento de las listas de espera en los hospitales. “Eso sí que es irresponsable”, asegura.