El Partido Popular Provincia de Alicante considera que el anteproyecto de Presupuestos Generales del Estado aprobado el pasado viernes por el Gobierno del PSOE “es un engaño manifiesto” a la provincia de Alicante. “Las cuentas socialistas están pensadas en clave electoral para intentar mantener a Ximo Puig en Valencia y a Pedro Sánchez en la Moncloa”, manifestaron los diputados Joaquín Albaladalejo y Gerardo Camps, “mientras dejan a los alicantinos sin nuevos proyectos y abandonados a las obras que inició el Partido Popular antes de la moción de censura”. Camps destaca que “cada alicantino pagará 300 euros más en impuestos que irán a pagar las inversiones en Cataluña”, mientras que hay 160.000 empleos menos que en 2018 y un crecimiento económico inferior respecto al ejercicio anterior.

         En términos generales, indica Albaladejo, “estos números son indignos de la cuarta provincia de España porque nos dejan a la cola del país y de la Comunitat Valenciana” con una inversión per cápita de 132 euros frente a los 270 de la media regional y los 258 de todo el Estado. “Cuanto más al sur de Cataluña, mayor discriminación, por eso Alicante está mucho peor que los socios independentistas de Sánchez y que nuestros paisanos de Castellón y Valencia”, analiza.

         La provincia de Alicante se encuentra “al final” de la inversión en la Comunitat Valenciana per cápita. “Pedro Sánchez ha mentido a los alicantinos porque no ha cumplido su palabra de que la inversión sería proporcional con la población”, explica Albaladejo, “ya que el Gobierno solo se ha dejado caer por Alicante mientras multiplica su esfuerzo en Cataluña”.   

Los populares consideran que el incremento presupuestario en la inversión, valorado en 63 millones de euros, “se corresponden con el incremento de las obras comprometidas por el Partido Popular”, como la variante de Benissa; el nudo de Font de la Figuera entre la A-31 y A-35 o los accesos al aeropuerto de Alicante-Elche, las partidas más importantes. “El Partido Popular pone en marcha los proyectos y es el PSOE quien quiere colgarse las medallas”, subraya el diputado torrevejense, “como ocurrió con las Cercanías Alicante-Villena”.

“Es el ejemplo más diáfano del engaño socialista porque en 2018 se duplicaron los servicios de Cercanías y en este presupuesto solo hay 128.000 euros para toda la provincia”, insiste.

Albadalejo considera que “el Partido Popular pone en marcha los proyectos para la provincia de Alicante y es el PSOE quien los detiene”. Recuerda el caso del Plan Hidrológico Nacional (PHN) con el trasvase del Ebro detenido por Zapatero en 2008 para pactar la investidura con ERC: “La provincia de Alicante siempre paga que haya un presidente socialista en la Moncloa”, insiste.

Reprocha el “olvido” del PSOE a importantes proyectos como la conexión ferroviaria con el aeropuerto de Alicante-Elche o el Tren de la Costa, con solo 65.000 euros presupuestados para el tramo Gandía-Dénia cuando el año pasado pidieron inversiones por valor de seis millones de euros. Asegura que “el PSOE se olvida de Alicante en cuanto toca el sillón mientras el Partido Popular apuesta por esta tierra en cualquier situación”.

Joaquín Albaladejo asegura que “el PSOE no ha cumplido ni el 1% de los proyectos que presentó como enmiendas a esos Presupuestos Generales del Estado del 2018 que votaron en contra y que ahora utilizan para enmascarar su traición a España”.

Menos empleo y más impuestos

El diputado Gerardo Camps destaca que “el proyecto de Presupuestos del señor Sánchez es nefasto porque es irreal tanto en el cálculo de ingresos como de gastos”. Al respecto, destaca que “el gasto social se mantiene en términos que ya existían en las cuentas del 2018 que hizo el Partido Popular” y denuncia una “subida masiva de impuestos para pagar las inversiones de Cataluña”.

         “La subida de impuestos le costará a cada alicantino 300 euros este año, así como un incremento de cotizaciones sociales tanto para autónomos como para trabajadores de cuenta ajena que irá en contra del empleo”, manifiesta Camps. Las propias cuentas del PSOE reconocen que se crean 160.000 empleos menos, seis mil de ellos en la provincia de Alicante, por lo que solo hay una conclusión: “Menor crecimiento, menor creación de empleo y más impuestos”, por lo que anuncia que el Partido Popular no los apoyará.