El presidente del Grupo Parlamentario Popular (GPP) en Les Corts Valencianes, Pepe Císcar, exige a Ximo Puig que “defienda como presidente de la Generalitat que es a los regantes del Tajo-Segura” después de que el Ministerio de Transición Ecológica haya recortado la aportación de caudales para la agricultura. “Puig no puede estar callado ante el desprecio a los agricultores de la provincia de Alicante y es su obligación defenderlos ante el Gobierno, aunque sea de su propio partido”, asegura Císcar.

El Gobierno socialista ha rechazado la opinión de los técnicos y ha reducido el trasvase previsto para este mes a 4,7 hectómetros cúbicos solo para suministro urbano y obvia las necesidades de los agricultores. “El PSOE continúa su hoja de ruta para cerrar el Tajo-Segura después de las elecciones”, incide Císcar, “algo que ha ocultado el PSOE durante la campaña y que ahora retoma con más fuerza gracias al pacto con Podemos”.

Lamenta que “el PSOE se haya olvidado de la Vega Baja, sus empresas y sus trabajadores del sector hortofrutícola en cuanto se ha votado”. Recuerda que “la solidaridad con esta comarca no se da con música, sino que inversiones para las empresas y agua para los campos”.

“El Partido Popular siempre ha advertido de que un Gobierno del PSOE con Podemos sería letal para el Trasvase y la realidad sin engaños electorales nos ha vuelto a dar la razón”, subraya el dirigente popular. Asegura que “la decisión del Ministerio de Transición Ecológica es la primera de muchas y, si sigue adelante el pacto del PSOE con la extrema izquierda y los separatistas, veremos el cierre del Tajo-Segura”.

Entiende que “es el momento de que Ximo Puig decida si quiere ser el presidente de los alicantinos o solo un dirigente socialista”. Reclama al jefe del Consell que “diga alto y claro que apoya el Trasvase Tajo-Segura para los agricultores” y que recurra la decisión del Ministerio de Transición Ecológica.