El diputado autonómico del Grupo Parlamentario Popular  (GPP) Juan De Dios Navarro exige “dimisiones y responsabilidades” en la Conselleria de Agricultura por las “inútiles medidas” tomadas hasta la fecha en el departamento dirigido por Elena Cebrián para frenar la xylella fastidiosa en la provincia de Alicante. “La plaga crece sin control a pesar de la política de desierto aplicada por Agricultura con la negativa del sector”, reprocha Navarro.

Los técnicos de la Conselleria de Agricultura admiten que la xylella fastidiosa se ha extendido a más poblaciones de la provincia de Alicante. “Ya son 60 municipios donde se ha registrado la presencia de la bacteria en los árboles sin que nadie sepa cómo controlarla”, afirma el diputado. La xylella ya alcanza importantes municipios como Dénia, Teulada, Xàbia y Poble Nou de Benitatxell y supera las cien mil hectáreas afectadas.  “La situación es insostenible para la provincia de Alicante, donde se destruirá más del 20% del cultivo de secano y dejará desértico el norte de la provincia”, vaticina Navarro.

“La única medida que ha tomado la Conselleria ha sido destrozar miles de árboles que se podrían haber recuperado sin que haya ningún resultado positivo”, critica. El GPP pedirá a Elena Cebrián que comparezca en Les Corts Valencianes para explicar “qué piensan hacer ahora en los campos que han dejado sin frutales y cómo van a parar la expansión de la xylella”. Los populares “no esperamos solo explicaciones, sino que venga con dimisiones también por la nefasta gestión en esta crisis agrícola por la ineficacia de la absurda tala masiva, que ha provocado perder miles de árboles de manera inútil”.

         El GPP recuerda que “el sector siempre se ha negado a esta política de la Conselleria, que la Conselleria ha impuesto de manera unilateral y a sus espaldas”.  Los afectados recriminan a la consellera que no haya tenido ni una sola reunión en la provincia de Alicante con ellos, “haciendo política de avestruz”, critica el diputado ilicitano. Navarro reclama que “Cebrián coja de una vez las riendas de su Conselleria y se siente con los agricultores para trazar un verdadero plan de erradicación de la xylella fastidiosa para acotarla, en primer lugar, y seguir con su destrucción definitiva”. Los agricultores reprochan “falta de información, nula transparencia de la Conselleria y la soledad en la que los han dejado”, afirma el popular.

Entiende que “no hay tiempo que perder porque la bacteria se extiende sin control y el tiempo perdido por la Conselleria de Agricultura va a provocar un daño casi irreparable en las comarcas y poblaciones afectadas”.