El Partido Popular lidera una batería de iniciativas políticas en todas las instituciones en defensa del Trasvase Tajo-Segura y a favor de un pacto nacional por el agua tras la negativa del Gobierno socialista por segundo mes consecutivo a aportar caudales para riego a la provincia de Alicante. Los populares plantearán mociones en todos los municipios, así como en Les Corts Valencianes y la Diputación Provincia de Alicante, ante el “ataque del Gobierno socialista al Levante español”, según expresa el diputado popular César Sánchez, además de inquirir en el Congreso de los Diputados y en el Senado al Ejecutivo socialista por su postura ante la infraestructura hídrica.

         La portavoz adjunta del Grupo Parlamentario Popular (GPP), Macarena Montesinos; los diputados populares César Sánchez y Agustín Almodóbar y los senadores Adela Pedrosa y Pablo Ruz han presentado este viernes estas acciones políticas, realizadas en coordinación con el Partido Popular de la Región de Murcia y de Almería. Los populares exigen en estas mociones al Ministerio de Transición Ecológica a “autorizar el trasvase de agua para riego a través del Acueducto Tajo-Segura para garantizar la solidaridad entre regiones y la igualdad entre españoles”, así como “abrir un proceso político de negociación y adopción de un Pacto Nacional del Agua […] para asegurar la atención de las demandas en las cuencas deficitarias del país y evitar la sobreexplotación de determinados recursos, así como dotar al sistema español de gestión del agua de la suficiente estabilidad y solvencia financiera”. Además, preguntan a la ministra de manera “sencilla, directa y clara” sobre la continuidad de la infraestructura: “¿Considera el Gobierno poner fin al trasvase Tajo-Segura?”.

         “El Partido Popular aspira a liderar de manera coordinada con la sociedad civil, especialmente los regantes, la necesidad de llegar a acuerdos, de cumplir la Ley y llegar a consensos en materia de agua para que, de una vez por todas, no tengamos actitudes y medidas sectarias y partidistas por parte del Gobierno socialista”, insiste Sánchez. Los populares insisten en que las provincias de Alicante y Almería, además de la Región de Murcia, “necesitan agua y pueden tener agua, pero la nueva cultura del agua de la izquierda en España pretende acabar con la agricultura del Levante español”.

         Recuerdan que “el Acueducto Tajo-Segura beneficia a unas 80 comunidades de regantes y a dos millones y medio de personas”, pero también destacan los beneficios medioambientales de la infraestructura del regadío, al que se le ha dejado por segundo mes consecutivo sin aportes del trasvase, ya que “reduce la erosión, frena la desertización y consume CO2”. Otros beneficios que apunta la moción es la generación de empleo y contribuye a fijar la población en las zonas rurales.

         Por este motivo, los populares preguntan al Gobierno en Congreso y Senado “si conocen a cuántos agricultores se van a haber afectados por esta decisión discrecional de la ministra”, contraria a los criterios técnicos de la Comisión de Explotación del Tajo-Segura. Sánchez considera “muy grave” que la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribero, “obvie” estos informes, además de cuestionar que se pueda tomar una decisión de manera “discrecional”. También cuestiona si “tomaría la ministra la misma decisión si el PSOE gobernara en Almería, Murcia y Alicante”.

         El Ejecutivo socialista también deberá responder si va a ayudar a los regantes para reducir a 0,3 euros el metro cúbico de agua de regadío y a subvencionar el precio del agua desalada. Los populares no se niega a que este Pacto Nacional del Agua se “incorpore también los recursos no convencionales” y que se “fomente la aplicación de nuevas tecnologías” en el sistema hídrico.