El Partido Popular de la Vega Baja rechaza taxativamente la construcción de una planta de transferencia de basuras en Dolores, porque no cumplen las bases técnicas ni dará solución a la gestión de residuos, según expresa la propia comisión técnica del Consorcio en los informes presentados en rueda de prensa este viernes por el portavoz popular en el organismo, Emilio Fernández. Los populares consideran una “estafa” el proyecto presentado por el presidente, Emilio Pineda, y el alcalde de Dolores, Joaquín Hernández, y ya anuncian recursos para impedir que el plan sea una realidad. 

Fernández calificó como “disparate” este proyecto después de mostrar que “no cumple las bases técnicas que el propio Consorcio de Residuos había estipulado”. Los populares mostraron un informe certificado por los técnicos el pasado 8 de noviembre. En este documento se certifica que “el vertedero de Dolores no es solución transitoria ni global” para los residuos de la comarca, insiste el también alcalde de Redován.

De hecho, indica el portavoz popular, recuerda que “la planta de Dolores no recogería todos los residuos de los 27 municipios, solo de doce, y durante un periodo de veinte años frente a los doce ”. Todo ello a un precio muy superior a los que pagan otras localidades por llevar las basuras: “¿Por qué tenemos que pagar los vecinos de la Vega Baja? ¿Dónde están las ventajas? ¿Por qué si es más cerca es más caro?”, se pregunta Fernández. 

El transporte de los residuos en Dolores tendrá un precio de 10 euros por tonelada y kilómetro, mientras que en Elche se pagan 4,66 y en Alicante 4,97. Además, el coste de tratamiento de cada tonelada de basura sería veinte euros superior al que se abona actualmente. “Todo ello con un vertedero que nos costará 2,2 millones de euros que tendremos que pagar los vecinos de la Vega Baja”, recuerda Fernández. El portavoz popular acusa a Pineda de “ineficacia y falta de gestión” por no encontrar solución al problema de los residuos después de cuatro años al frente del Consorcio de Residuos.

Por su parte, el portavoz popular de Dolores, Ramón Simón, hace una llamamiento a todos los vecinos para “unirse para decirle al alcalde que no queremos una planta de tratamiento de basuras en la localidad”. Asegura que los vecinos “no se fían de un alcalde que ha acogido un proyecto que ningún otro alcalde quería para su pueblo” después de que la planta de tratamiento haya pasado por varios municipios como Pilar de la Horadada o Guardamar del Segura sin que se estableciera en ninguno. Tampoco la planta privada de Orihuela se ha tenido en cuenta.

Simón enumeró los inconvenientes que tiene la planta para Dolores: “Pasarán 92 camiones de basura al día por nuestras calles”, con los consiguientes inconvenientes y olores que generarán en la población, además de una emisión de 20.500 metros cúbicos de aire contaminado al día “que respirarán los vecinos de Dolores”, insistió el portavoz popular.