Los senadores alicantinos del Partido Popular, Pablo Ruz y Adela Pedrosa, han presentado una batería de preguntas a la ministra de Educación, Isabel Celaá, para que explique qué va a ocurrir con la EBAU (la antigua Selectividad) “ante la que no hay ningún plan previsto a pesar de que miles de alumnos tendrán que pasar por las aulas para realizarla”. Ante la “incerteza” del Gobierno, el Partido Popular insiste en reclamar una prueba única en toda España “que garantice la equidad e igualdad de todos los estudiantes”.

Ruz, portavoz de Educación del Partido Popular en la Cámara Alta, considera que el Ministerio “carece de cualquier plan para que se realicen las pruebas de acceso a la Universidad” y le reprocha que “en Educación, como en el resto de asuntos, tenga diálogo cero con la oposición y las comunidades autónomas”. Entiende que “la inacción del Ejecutivo puede estrangular una promoción entera de estudiantes en España”.

“No sabemos ni temario ni fechas ni condiciones”, lamenta Ruz, “y desde el Partido Popular vamos a exigir a Celaá que se pronuncie y dé explicaciones a los alumnos y sus familias”. Entre las cuestiones que los populares plantean se encuentra el final del presente curso escolar, las pruebas de acceso a la universidad y el regreso a las aulas a partir de septiembre. “Las familias españolas están esperando a un Gobierno”, resalta, “que está perdido en su ineficacia”.

La senadora Adela Pedrosa recrimina al Gobierno “la falta de coordinación con las comunidades autónomas para tener una mínima planificación”. Exige “financiación, plazos y respuestas para encarar con garantías el final del presente curso escolar y el inicio del presente”.

“Muchas son las incógnitas a las que se enfrentan las familias y los responsables autonómicos de Educación a los que el Ministerio no responde”, afirma Pedrosa, como el distanciamiento social entre alumnos en un aula o en el transporte escolar; si van a haber clases en julio de temario oficial o de refuerzo; o si son voluntarias o no. “A la angustia sanitaria y la económica, a las familias con niños escolarizados se suma la incertidumbre con sus hijos”, critica Pedrosa.