El Partido Popular de la Comunitat Valenciana (PPCV) considera “inaceptable” el documento en defensa del agua que ha dado a conocer este lunes el consejero de Agricultura de Castilla-La Mancha y que reclama no enviar “ni una gota de agua para regadío” a Levante. El coordinador del Grupo Parlamentario Popular (GPP) en Les Corts Valencianes, José Císcar, exige al presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, “una defensa firme, cerrada y sin contemplaciones” del Trasvase Tajo-Segura y de las normas del Memorándum “que le aportan estabilidad y seguridad” a la transferencia de caudales. De ser así, añade Císcar, “tendrá todo el apoyo del Partido Popular de la Comunitat Valenciana”.

“No nos valen defensas tibias procurando no molestar porque con las cosas de comer no se juega”, recuerda Císcar. Del Tajo-Segura beben 35 municipios de la provincia de Alicante, incluidos los más importantes en población, y se riegan más del 61% de la superficie de de regadío total de la provincia. 

El PPCV entiende que “el agua es patrimonio de todos los españoles y, como tal, debe ser gestionado por el Estado bajo criterios de equidad y solidaridad”. Los populares “no vamos a consentir que España se desglose en reinos de taifas hídricos, donde cada presidente de Comunidad diga lo que se tiene que hacer con el agua que discurre por cada uno de sus territorios”, asegura Císcar.

El dirigente popular lamenta que “cada vez que gobierna el PSOE en Castilla-La Mancha y en el Gobierno central se suceden los intentos de acabar con el Trasvase”. Recuerda el Estatuto de Castilla-La Mancha en 2008, que incluía la supresión del Tajo-Segura para el año 2015 y que “fue rechazado en el Congreso de los Diputados con los votos del Partido Popular”.

Dos años después, se volvió a intentar con la aprobación del Esquema de Temas Importantes del Plan Hidrológico del Tajo, donde se establecían unos caudales ecológicos a su paso por Aranjuez y Toledo-Talavera que “suponían la muerte de facto del Trasvase”. Císcar rememora cómo “esos caudales fueron rechazados felizmente con la aprobación definitiva que el Partido Popular hizo del Plan Hidrológico del Tajo en el año 2014”.

Císcar considera que “la llegada al poder de Pedro Sánchez ha traído un tercer intento de eliminar el Trasvase”. El popular pone como “dique de contención”  las normas del Memorándum de entendimiento suscrito en 2013 entre la Administración central, la Región de Murcia y la Comunitat Valenciana. “Estas normas garantizan los requerimientos ambientales del río y la prioridad de los usos de la cuenca cedente”, explica Císcar, “con lo que los derechos de Castilla-La Mancha también están garantizados”.