La Portavoz de Vivienda del Grupo Popular en Les Corts, Elisa Díaz, ha calificado como de “muy cruel utilizar a las personas en situación de especial vulnerabilidad como hace el Consell y engañarles con leyes falsas, generándoles expectativas que no saben que no se cumplirán”.
 
   Díaz ha indicado que “el Consell de Puig, con la consellera Salvador a la cabeza, engaña a esas personas con dificultades habitacionales. Si quieren ayudar realmente a esas personas, deberían reflejarlo en los presupuestos que llevan aprobando tres años y, sin embargo, no lo hacen. Todo lo que hacen es hablar mucho, hacer ruido, pero son palabras sin fundamento, medidas efectivas ni presupuesto. Ya no son creíbles”.
 
   Elisa Díaz ha manifestado que “la realidad es que las políticas de vivienda de Salvador se traducen en que somos la segunda autonomía en ejecuciones hipotecarias en 2017. Estamos ante un Consell que habla mucho, que culpa de todos sus males al gobierno de España, que promete lo que no está escrito, pero que a la hora de la verdad desaparece”.
 
   La portavoz popular ha manifestado que “mientras, el gobierno de España continúa actuando y, de hecho, los desahucios han bajado respecto a 2016 un 59,8% en toda España. La famosa falsa ley de función social de la vivienda se ha demostrado que no ha servido para nada, porque durante los meses de su vigencia, sólo en el tercer trimestre del pasado año, hubo 1.400 desahucios de viviendas en la  Comunitat Valenciana, muy lejos media nacional”, ha señalado.
 
   Elisa Díaz ha manifestado que “desde que se pusieron en marcha estas leyes nacionales ha habido en la Comunitat Valenciana 27.400 desahucios paralizados, 42.500 reestructuraciones de deuda, 7.300 daciones en pago y más de 9.000 alquileres del fondo social de vivienda. Sin embargo no encontramos ni un solo resultado que haya dado la ley por la función social de la vivienda, ya que las políticas del Consell nos siguen situando en segundo lugar en ejecuciones hipotecarias, solo por detrás de Andalucía”. Por último, Díaz ha recordado que “de cada 10 euros del plan de vivienda, el gobierno de España paga 9 y el Consell tan solo pone un euro”.