La secretaria general del Partido Popular de la Comunitat Valenciana, Eva Ortiz, ha reclamado al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez que “no se ponga de perfil” y cese “de forma inmediata” al actual alcalde de Alicante, Gabriel Echávarri ante “la parálisis e inacción de Ximo Puig” porque “está comprometiendo el futuro de la ciudad”.
 
   Eva Ortiz se ha pronunciado en estos términos después de que la Audiencia Provincial de Alicante haya confirmado el procesamiento del alcalde de Alicante y dos asesores al desestimar los recursos de apelación interpuestos por las defensas en la causa por el presunto fraccionamiento de contratos de la Concejalía de Comercio en diciembre de 2016.
 
   La secretaria general del PPCV ha señalado que el PSOE “tiene secuestrada la gobernabilidad en Alicante” lo que exige de una reacción “contundente” por parte del secretario general. “El caos se ha instado en el Ayuntamiento y los alicantinos se merecen respeto para que el consistorio funcione para hacer de Alicante un escaparate nacional e internacional”.
 
    “Sánchez debe intervenir para devolver la estabilidad a una de las mayores ciudades de España” ya que “su secretario general en la Comunitat, no sólo no le atiende cuando viaja a nuestra Comunitat, sino que actúa como un cargo honorífico, sin voz ni voto” mientras los alicantinos sufren las consencuencias de “la inestabilidad municipal”.   
 
      “Los alicantinos no se merecen esto” ha señalado Eva Ortiz al tiempo que ha indicado que “en Alicante hay un antes y un después con Gabriel Echavarri que ha puesto el sillón por delante de los alicantinos”. Por todo ello ha reclamado a Sánchez “responsabilidad” y “altura” para “arreglar el fracaso y la chapuza en la que se ha convertido el equipo de Gobierno de Alicante”.
 
   “Ya que Puig ha dimitido de sus funciones como Presidente y secretario general, que sea Pedro Sánchez el que tome cartas en el asunto. Por responsabilidad, por sentido común, pero sobretodo, por el futuro de los alicantinos”.
   
    Eva Ortiz ha alertado de que cada día que pasa con Echávarri en el cargo, Alicante pierde oportunidades y esto “tiene graves consencuencias sobre el futuro de las empresas, el turismo y la competitividad de la ciudad”.