El presidente del Partido Popular Provincia de Alicante, José Císcar, critica que “las luchas internas del Consell hacen descarrilar el Tren de la Costa”, después de que “las alegaciones de los ayuntamientos de Compromís y PSPV trasladen la batalla de Medio Ambiente a esta infraestructura y retrasen aún más el proyecto” para unir Alicante y Valencia por vía ferroviaria. “Es fundamental para romper el aislamiento histórico de la Marina Alta», explica Ciscar, y «todos deberíamos apoyarla» tras el anuncio del ministro de Fomento la semana pasada en Benissa de continuar su tramitación administrativa para ponerla en marcha.

Císcar lamenta que los partidos que componen el Consell, Compromís y PSPV, practiquen una «politica frontón» de «rechazo a cualquier proyecto que no sea suyo», como el Tren de la Costa. Asegura que estas formaciones “viven mejor instalados en la confrontación y rechazan el diálogo para poner en marcha iniciativas positivas para la provincia de Alicante” como esta infraestructura. 

“El positivo anuncio del ministro choca con las alegaciones presentadas por los ayuntamientos nacionalistas y socialistas que rechazan el proyecto”, explica Císcar, “lo que demuestra que prefieren firmar manifiestos antes que acuerdos”. La voluntad política del Ministerio de Fomento “es inequívoca”, reitera el líder alicantino, “y está a favor de modificaciones si están argumentadas”. Sin embargo, lamenta el presidente de los populares alicantinos, “el Consell y sus partidos en los ayuntamientos presentan una enmienda a la totalidad del proyecto con el objetivo de retrasar aún más el proyecto”.

Esta “política de frontón”, como la califica Císcar, llega hasta los despachos de la Generalitat, caso de la consellera de Agricultura con el cese del director general de Vaersa o las desavenencias en los departamentos de Hacienda con la tasa turística e Industria, entre otros. “Compromís no solo busca pelea con el Gobierno central, sino que cada día va a más y continúa su imposición ideología aunque sea con sus socios de gobierno”, manifiesta el presidente alicantino, “lo que deriva en un Consell errático”.

El presidente de los populares alicantinos entiende que “Compromís y PSPV quieren llegar a las elecciones de 2019 tras cuatro años sin que se haga nada para continuar con su discurso victimista como único argumento”. Frente a esta actitud “negativa”, Císcar contrapone “las inversiones del Gobierno central en la provincia de Alicante y una actitud positiva en poner en marcha proyectos para solucionar los problemas de los ciudadanos” como la variante de Benissa y la duplicación de los accesos al aeropuerto de Alicante-Elche con una inversión conjunta de unos 60 millones de euros.

“Llegaremos a 2019 en una situación de parálisis en la Comunitat después de cuatro años y de la que solo la salva la política económica y de inversiones del Gobierno popular”, analiza Císcar, “pero la autonomía no puede perder más tiempo por culpa de la imposición ideológica de la izquierda y su incapacidad”.