El Partido Popular de la Provincia de Alicante acusa al presidente de la Generalitat Valenciana y secretario general del PSPV, Ximo Puig, de “tapar su corrupción con un muro de silencio” porque “nadie del partido ha salido para reprobar” al exalalcalde de Bigastro Raúl Valerio después de que aceptase un año de cárcel por malversar 13.000 euros del Ayuntamiento en gastos personales. “Esta callada socialista sobre un caso de corrupción demostrado le hace cómplice de las actuaciones de Valerio Medina”, reprochó el coordinador general de la formación, Rafael Candela.

         “El PSPV ampara su corrupción al no hacer pública ningún rechazo a la conducta de Valerio una semana después de su condena”, afirma Candela, “ni tampoco sabemos qué medidas han tomado a nivel interno, si es que han decidido alguna”. Los populares entienden que “esta actitud ocultista y hasta comprensiva” con los hechos reconocidos por el exregidor condenado “inhabilitan no solo a Raúl Valerio Medina, sino también a los socialistas para hablar de corrupción en Bigastro, Alicante o la Comunidad Valenciana”. El dirigente popular asegura que “Puig y su junta directiva también están manchados por apoyar a un exalcalde condenado por corrupción, como hizo el exsecretario general alicantino David Cerdán en el mismo juicio, al que nadie ha reprobado”.

         Candela echa mano del refranero en este caso: “Quien calla, otorga”, recuerda el dirigente popular, “puesto que nadie ha reprendido la actitud de Cerdán ni del propio condenado”. Los populares contraponen esta “actitud pasiva ante la corrupción” de los socialistas con las medidas que ha tomado la formación. “Todos estamos expuestos, lo que nos diferencia son las medidas que adoptamos cuando ocurre algún caso”, reflexiona, “y ahora se ve que el PSPV es un partido consentidor”.

         Recuerda que dos exalcaldes socialistas de Bigastro tienen problemas con la Justicia, puesto que a la condena de Raúl Valerio Medina se une el proceso contra José Joaquín Moya. “Esto es lo que pasa cuando no te enfrentas a la corrupción, que se perpetúa, como en el caso de Bigastro, afirma Candela. Asegura que “la actitud de los socialistas es de tapar estos escándalos mientras apuntan con su dedo otros casos que ni se han juzgado o cuyos responsables están apartados”, lo que considera una “actitud cínica e hipócrita” de Puig.

         Asegura que “los populares no consentiremos más que nos pongan ese sambenito mientras los demás parece que con esconder su corrupción ya la solucionan”, advierte el coordinador general.