El Partido Popular Provincia de Alicante presentará mociones en todos los ayuntamientos en contra de la implantación de una tasa turística impulsada por Compromís y Podemos, con la abstención de los socialistas valencianos y de Ciudadanos. El secretario general de la formación, Eduardo Dolón, considera que “no podemos poner en riesgo miles de puestos de trabajo en la provincia de Alicante añadiendo costes en las pernoctaciones, algo que nos hará perder competitividad frente a otros destinos”.

         “Los alcaldes alicantinos, sea cual sea su color político, deben ser firmes en la defensa del turismo en la provincia, un sector que tanta riqueza, empleo y prosperidad aporta a las poblaciones”, considera el dirigente popular. Recuerda que “ayuntamientos socialistas como Alicante ya han mostrado su negativa a aplicar la tasa turística porque saben que es perjudicial para el desarrollo de la ciudad”, por lo que pide “coherencia” al resto de alcaldes “para detener un error que podría provocar consecuencias muy negativas” para la economía alicantina.

         La primera de todas, entienden los populares, sería la pérdida de competividad del sector turístico, puesto que muchos visitantes podrían optar por otros destinos nacionales o internacionales. Además, “este impuesto no se podría repercutir ni al turista ni a los touroperadores en 2018 si, como quiere Podemos, se implementara ya de cara al próximo año porque un porcertanje importante del volumen de pernoctaciones ya se ha comercializado con precios cerrados tanto para estancias como para paquetes turísticos”, explica el texto que se presentará. El PP no obvia el hecho de que incrementar los precios en los establecimientos reglados “favorece el intrusismo de los alojamientos irregulares penalizando de esta manera a quien cumple con la normativa”.

         Dolón recuerda, además, que “la tasa turística se impondría sin contar con el sector, que ya se ha mostrado de manera unánime en contra”. Por eso, reclama la convocatoria del Consejo de Turismo de la Comunidad Valenciana para que allí se debata con todos los agentes implicados la problemática que se enfrenta el sector. “El Consell no puede presumir de dialogante e instaurar una tasa que rechazan los principales actores económicos del sector”, reprocha el dirigente del PP alicantino.

         Asimismo, Eduardo Dolón ha indicado que “los alicantinos también tendrán que pagar esta tasa cuando hagan turismo dentro de la propia provincia de Alicante o cuando lo hagan en el resto de la Comunidad Valenciana. Todo por el afán recaudatorio de un Consell centrado en montar chiringuitos políticos a costa del bolsillo de los alicantinos y valencianos, así como de poner en riesgo a la principal industria de la provincia de Alicante. Los alicantinos somos los que más vamos a sufrir está injusta e innecesaria medida puesto que el 50 % aproximadamente de la actividad turística de la provincia se concentra en nuestra provincia”.

         Los populares recuerdan en la moción que presentarán en los 141 municipios alicantinos que el turismo es uno de los sectores económicos más importantes que tiene la Comunidad Valenciana. Más de 25 millones de turistas visitaron el año pasado la región, con un gasto de 10.800 millones de euros, de los que casi tres mil millones (2.924, concretamente) ya fueron a parar a las arcas públicas a través de impuestos. “Podría darse la paradoja de que por recaudar 48 millones por la tasa turística perdierámos más vía impuesto de actividades económicas, cotizaciones y demás”, lamenta el secretario general de los populares alicantinos.

         Por todos estos motivos, los populares intentarán que “los municipios hagan fuerza para evitar que la debilidad del PSPV en el Consell ante los nacionalista y podemitas termine implantando una tasa negativa para todos”.