El presidente del Partido Popular Provincia de
Alicante, Pepe Císcar, considera que “la legislatura del Consell es un fracaso
para la provincia”, como se demuestra en que “los últimos presupuestos de
la Generalitat dejan patente que Ximo Puig y Mónica Oltra han fallado a los
alicantinos al presentar unas cuentas que demuestran el olvido a importantes
proyectos y necesidades de Alicante que ellos habían prometido durante
años”.
Los populares han presentado 261 enmiendas a los presupuestos de
la Generalitat Valenciana después de recoger las aportaciones de todos los
municipios de la provincia. Casi la mitad de estas enmiendas se refieren a
temas tan fundamentales como la educación, la sanidad y los servicios
sociales, los pilares fundamentales del Estado del Bienestar: “El Consell se
ha dedicado a sus aventuras nacionalistas y ha dejado tirados a los
alicantinos en contra de sus promesas de rescatar personas”, manifiesta el
dirigente popular, “pero los únicos que han rescatado han sido a los
colocados en fundaciones y chiringuitos que han creado estos años”.
Recuerda que el gasto en personal ha crecido en 357 millones de euros, con
un incremento del 4% en sueldos de altos cargos. 
Entre las carencias que los populares esperan subsanar con estas
enmiendas se encuentran “los barracones que continúan en la provincia y las
carencias en colegios, centros de salud y sociales que piden los alicantinos
pero que el Consell obvia”. Son más de un centenar de actuaciones (80 en
colegios y 35 en centros de salud y sociales) que, teme Císcar, “los
alicantinos tendrán que esperar a que el Partido Popular las ejecute la
próxima legislatura cuando vuelva a la Generalitat”. El Plan ‘Edificant’, el
último instrumento ideado por la Conselleria de Educación, “solo sirve para
tapar su nefasta gestión y echarle la culpa a los ayuntamientos”, entiende.
“El Consell no puede decir que le falta dinero porque tiene 2.800
millones de euros más que en 2015”, asegura, “el problema es que lo gasta
en abrir televisiones y dar dinero a organizaciones independentistas antes
que a arreglar colegios o ambulatorios”.
Císcar considera que “la incapacidad del Consell ha frenado el impulso
económico conseguido por las reformas del Gobierno de España”. Asegura
que el capítulo de infraestructuras es “paupérrimo”, a pesar de que el Estado
aporta ocho de cada diez euros en el capítulo de Vivienda. El PP recoge
medio centenar de actuaciones “que para el Consell han caído en el olvido”
como las mejoras de la línea férrea Alcoy-Xàtiva; los accesos de la A-31 a
Villena o el doble carril en la Vía Parque de Alicante, entre otras.
El presidente de los populares alicantinos recuerda “la mano tendida”
de Isabel Bonig a Ximo Puig para crear un plan extraordinario de
infraestructuras dotado de 300 millones de euros y que “el Consell rechazó
por motivos partidistas”.
No obstante, Císcar asegura que “el Consell está a tiempo de salvar la
legislatura para los alicantinos si acepta las enmiendas presentadas por el
Partido Popular y prioriza las inversiones en Estado del Bienstar y servicios
para la provincia de Alicante en lugar de observatorios y subvenciones ideologizadas”