El Partido Popular denunciará en Fiscalía al presidente del Consorcio de Basuras de la Vega Baja y diputado autonómico socialista, Manuel Pineda, por defender el proyecto privado para la instalación de una planta de transferencia de residuos provisional presentado por la mercantil Cespa por encima de la Ley de Contratos Públicos, según han manifestado este miércoles en rueda de prensa los alcaldes de Benejúzar y Redován, Antonio Bernabé y Emilio Ferrández, respectivamente.

El también regidor de Rafal, Manuel Pineda, “manejaba datos concretos de la situación de la planta que ni siquiera tenían los técnicos de la Diputación”, manifestó Ferrández, porque el mismo proyecto llegó a la institución provincial “en sobre lacrado y cerrado”, por lo cual era imposible saber su contenido. “¿Cómo es posible?”, se pregunta el alcalde popular de Redován, una cuestión que trasladarán al Ministerio Público por si estas actuaciones fueran constitutivas de delito. Entiende que “Pineda tuvo conversaciones privadas con la mercantil” y, por tanto, el socialista “mintió cuando dijo que se lo había encontrado en su despacho del Ayuntamiento” y que era de Ferrovial, empresa que no tiene nada que ver.

Pineda, incluso, hizo público este proyecto en una rueda de prensa el pasado mes de octubre diciendo que era de Ferrovial. Esta comparencia pública ha sido borrada de la web corporativa del Consorcio de Basuras.

Los populares consideran “sospechoso” que Pienda “hiciera una defensa numantina del proyecto para que Cespa fuera la adjudicataria de la planta, saltándose la Ley de Contratos Públicos”, en una reunión mantenida el pasado 7 de noviembre en la que participaron, entre otras personas, el director general de Cambio Climático, Joan Piquer y el alcalde de Dolores y diputado provincial, Joaquín Hernández. 

Cabe recordar que la mercantil Cespa mantiene un recurso contra el Consorcio de Basuras de la Vega Baja, entidad que le rescindió el contrato que mantenía para el tratamiento de los residuos en la comarca alicantina. 

Entre las irregularidades del proyecto, Ferrández destacó que la planta que proyecta Cespa y defiende Pineda queda “fuera del lugar donde han dicho los técnicos” que tiene que ir ubicada. Además, el proyecto comprende la construcción de una carretera en Dolores con un presupuesto inicial de 1,6 millones de euros y “no se respeta que unos pueblos paguen más que otros por el tratamiento de la basura en la Vega Baja”.

“El PP no va a apoyar a Pineda en nada”, manifiesta el alcalde de Redován, porque considera que es “inepto y mentiroso”.

   

DIMISIÓN O ABANDONO

 

El Partido Popular considera que “Pineda no puede seguir al frente del Consorcio de Basuras de la Vega Baja” y exige su dimisión inmediata y la convocatoria de una Junta de Gobierno extraordinaria de la institución para que dé explicaciones. “Si Pineda no dimite, las poblaciones gobernadas por el Partido Popular nos iremos del Consorcio”, manifestó el alcalde de Benejúzar, Antonio Bernabé.

El regidor popular recordó que Pineda prometió cuando llegó al cargo que “no habría irregularidades” y que su gestión “iba a ser transparente”. Las consecuencias, dos años y medio después, es que “pagamos más caro el trantamiento de residuos y no se han solucionado los problemas”, manifestó Bernabé. Entiende que “la misma empresa que Pineda luchó al rescindir su contrato ahora vende su proyecto” y que es incongruente. “No nos fiamos de Pineda”, concluyó el alcalde.