El Partido Popular Provincia de Alicante exige “explicaciones” al secretario general del PSPV, Ximo Puig, sobre si su formación habría ofrecido un sueldo de 3.500 euros mensuales y un puesto en la candidatura socialista a la edil no adscrita de Alicante Nerea Belmonte, tal como ha afirmado ella misma este jueves en el Pleno municipal. “El máximo responsable de los socialistas valencianos deben aclarar si es cierto que intentaron comprar el voto de la concejal o, por el contrario, desmiente rotundamente a Belmonte”, señala el coordinador general de los populares alicantinos, Rafael Candela. “De lo contrario”, afirma, “entendemos que da por buenas las declaraciones de Belmonte y se demuestra que intentaban evitar que gobernara la lista más votada por los alicantinos con acuerdos secretos en despachos”.

Estas revelaciones de Belmonte salen a la luz después de que destacados dirigentes socialistas como el secretario de Organización, José Muñoz, o la secretaria general de Valencia, Sandra Gómez, acusaran al Partido Popular de otorgar contraprestaciones a la concejal para que no apoyase a la candidata socialista a la Alcaldía. “Los socialistas intentaron manchar la investidura de Luis Barcala con infundios y calumnias mientras, según se desprende de las palabras de Belmonte, le ofrecían jugosos salarios y futuros puestos de responsabilidad en el mismo PSOE”, insiste Candela. 

Muñoz, recuerda el dirigente popular, fue uno de los negociadores enviados por el propio Ximo Puig para intentar retener la Alcaldía de Alicante. “El secretario de Organización socialista tiene hilo directo con Puig y sabe lo que ocurrió en la negociación, por lo que si no desmiente a Belmonte podemos ponernos en lo peor”, manifiesta Candela. 

El Partido Popular Provincia de Alicante exige “disculpas a estos y otros cargos socialistas que han difamado con la presunta compra de un voto en el Pleno mientras, supuestamente, intentaban llenar los bolsillos de la edil no adscrita en un cínico ejercicio político”. Para el coordinador general de los populares alicantinos, “queda claro que los socialistas dicen una cosa en público y hacen otra en privado, no son políticos de fiar, menos después de cómo vemos que gestionan el Consell y los ayuntamientos que gobiernan”.

“Los socialistas son especialistas en enchufes y compra de favores”, asegura Candela, como el asesor de Presidencia José Manuel Orengo, implicado en el caso ‘Crespo Gomar’, o el último rescate de Rufino Selva, ex portavoz socialista en San Vicente del Raspeig y ahora en la Sociedad Proyectos Temáticos. Recuerda “el caso más sangrante” del tránsfuga José Bañuls en el Ayuntamiento de Benidorm “y a su jefe, Agustín Navarro, al que todavía tienen en la Diputación Provincial de Alicante”. Por eso, entiende el coordinador provincial, que “los socialistas deberían taparse porque su verdadera cara siempre sale a la opinión pública”.