El Partido Popular Provincia de Alicante exige al presidente de la Generalitat, Ximo Puig, que su gobierno tenga “lealtad con la España constitucional” y desautorice a los miembros del Consell que “apoyan manifiestos para romper con el Estado”. El coordinador general, Rafael Candela, afirma que “Ximo Puig consiente y gobierna con indpendentistas”, en referencia a Compromís, quien firmó el pasado fin de semana la llamada ‘Declaració de Maó’ para pedir el derecho a decidir y a favor del referéndum ilegal en Cataluña.

“La mitad del Consell ha firmado con Bildu y ERC un manifiesto para rclamar el ‘derecho a decidir’ y la ‘soberanía plena’, conceptos que rompen el marco constitucional que nos dimos los españoles en 1978”, recuerda el dirigente popular. El Bloc, uno de los partidos mayoritarios que conforman Compromís, “no tuvo reparos en respaldar una declaración rupturista junto con Bildu y ERC”, recuerda Candela, “por lo que han quedado retratados ya junto con las formaciones que quieren desmembrar España”.

Los populares exigen a los consellers de Compromís que se pronuncien sobre esta declaración e insta a Ximo Puig a “no consentir que simpatizantes del proceso rupturista continúen en el gobierno autonómico”. Candela entiende que, hasta el momento, el jefe del Consell “ha permitido que Compromís inocule políticas independentistas en el día a día de la Generalitat”, pero “ahora es momento de plantarse y demostrar que la Comunitat Valenciana es leal al orden constitucional”. Recuerda el apoyo que le brindó la presidenta del PPCV, Isabel Bonig, en el último Debate de Política General celebrado en Les Corts Valencianes: “No venda esta tierra a Cataluña ni a los independentistas”, exige el responsable popular alicantino.

“España se encuentra ante el mayor desafío en los últimos 40 años y no caben medias tintas: o se está con la ley o se está con los independentistas”, afirma el coordinador general. El dirigente popular conmina al jefe del Consell a “manifestar su respaldo al Gobierno de España como ha hecho lealmente el PSOE y desautorizar cualquier iniciativa que suponga una deriva hacia el independentismo porque es el momento de hacer política en mayúsculas y huir de tacticismos en política”.