Otra forma de hacer política

Decía Gandhi que “debes ser el cambio que deseas ver en el mundo”. Me acordé de esta frase el domingo, de vuelta a mi Crevillent querido al repasar todo lo que habíamos hecho en el Congreso Nacional del Partido Popular para seguir progresando y afrontar los retos que demanda España. Una cónclave participativo, abierto y dinámico en el que se habló de muchas cosas, pero esencialmente de España y de los españoles, entre los que, claro está, nos contamos los alicantinos de toda la Provincia.

Es más, en buena medida, acerca de eso, de los problemas de España y de la postura que adoptará el PP ante esos problemas, versó buena parte del discurso final de Mariano Rajoy y las ponencias que debatimos en un ambiente cordial, pero no exento de la defensa argumentada, razonada y sincera que cada uno debe hacer de sus posiciones.

Hace algún tiempo que los afiliados pedían la participación directa en la elección del presidente/a. En Alicante, esta iniciativa no sólo contó con el beneplácito de quienes conformamos la dirección, sino con el compromiso de nuestro presidente provincial Pepe Císcar de llevar esta propuesta hasta la cita congresual oportuna, que fue, precisamente, la del domingo.

Un compromiso escrito negro sobre blanco en los acuerdos de la Convención de Alicante, que algunos tomaron a chanza y ha resultado con el tiempo ser el documento más avanzado, elaborado desde el consenso, el acuerdo y el diálogo de los ciudadanos con un partido político.

Les recuerdo que en esa Convención no sólo hablaron los afiliados, sino que se recogieron propuestas, literalmente por un tubo, acerca de lo que ciudadanía quería que fuese el PP.

Como decía, la propuesta de la participación abierta en la elección de presidente se llevó ante la Dirección Nacional. Y, a pesar de los agoreros, salió adelante. De hecho, quien presida a partir del 2 de abril el Partido Popular Comunitat Valenciana lo hará con el voto de los afiliados.

Se abre también la elección de compromisarios a todos los afiliados. Cualquiera que cumpla dos sencillas normas, puede serlo. Y se abre la puerta también a que esos afiliados puedan optar a la presidencia a través de un proceso que si ustedes lo repasan entenderán que se trata de unas Primarias.

Y todo, se ha conseguido desde el diálogo, el consenso y la confrontación de ideas. Pero es más, hemos querido que este proceso tenga todas las garantías de transparencia posibles y, para ello, hemos habilitado un formulario de contacto, impulsado por Pepe Císcar, para resolver las dudas que puedan surgir entre los afiliados en nuestra renovada página web alicantepp.es.

Mientras nosotros nos dedicábamos a todo esto, los autodenominados representantes de la nueva política se enfrentaban en una lucha en que una parte de un partido amenazaba con laminar a la otra si perdía. Es decir, que no estaban en los problemas de todos, sino sólo en todos sus problemas. Como dicen en la Vega Baja, “si quieres conocer a fulanico, dale un carguico”. Nada más cierto.

Más allá de las frases grandilocuentes o los lemas de campaña está el trabajo y el esfuerzo, como ha quedado demostrado en el Congreso Nacional del Partido Popular. A pocos kilómetros, en otros congresos, sus dirigentes hacían oídos sordos a los gritos de sus militantes pidiendo unidad. Si ni siquiera escuchan a los suyos, ¿qué podemos esperar los demás? No gestionan, no solucionan los problemas de las personas y no generan iniciativas, ni en dos días en su asamblea ni en año y medio en las instituciones.

Para el PP, un Congreso es una oportunidad para plantear cómo pretendemos solucionar los problemas de las personas sin hachazos en forma de macrosubida de impuestos, pero sí con una gran atención a los ciudadanos de a pie.

Estamos aquí para cambiar la realidad a un espacio de convivencia más justo, con igualdad de oportunidades y en el que el Empleo y el crecimiento sean ejes de la política. Otros, vienen para firmar decretos que nadie quiere. Pero, ¿Qué más les da? Si para ellos la doctrina está por encima de las personas. ¡Ah! Y para llenarse la boca de una supuesta nueva política que se visualiza en el DOGV pero no en el contacto cotidiano con los alicantinos. Ellos verán.

Nosotros debemos ser el cambio que deseamos ver el mundo. Y ese cambio implica participación, diálogo y convivencia, porque España no puede avanzar sin los españoles ni la Provincia de Alicante puede avanzar sin los alicantinos. Esa es la apuesta del Partido Popular: Escuchar y llevar a las instituciones lo que las personas nos piden en la calle, un lugar donde nos sentimos cómodos y de donde no pensamos marcharnos jamás. Esa, sí es la nueva política, la que emanó el pasado domingo del Congreso del partido Popular.

RAFAEL CANDELA DE LA FUENTE

Vicesecretario General Política y Organización

Partido Popular Alicante

RELACIONADOS

Ir arriba