Pepe Císcar: “Queremos que todos los alicantinos puedan usar la lengua que deseen para hablar con sus ayuntamientos”

El presidente del Partido Popular de la Provincia de Alicante, Pepe Císcar,  considera “discriminatorio” el nuevo decreto dictado por la Generalitat Valenciana que obliga a los funcionarios a utilizar el valenciano en sus comunicaciones al público “porque implica una merma tremenda de la convivencia”.  “No queremos imposiciones ni prohibiciones, queremos libertad para que cada alicantino se pueda dirigir en su ayuntamiento y en la Administración del Consell en la lengua que desee”, manifestó el líder popular.

         Explicó que el nuevo decreto aprobado por el Pleno del Consell este viernes “implica, entre otras muchas cosas, que ahora los funcionarios se tengan que dirigir obligatoriamente en valenciano”, mientras los altos cargos quedan exentos, como dejó claro la viceperesidenta Mónica Oltra el pasado viernes. Císcar considera “injusto” esta separación: “Ni unos ni otros: libertad para todos”. Porque el líder popular entiende que “el Consell vuelve a tropezar con la piedra del sectarismo ideológico, que se está convirtiendo en un muro que nadie puede escalar”.

         Entiende que el decreto de la función pública “discrimina por razones de lengua” entre las zonas castellanohablantes y las valencianoparlantes y pone como ejemplo un agricultor de la Vega Baja al que le llegue la documentación en valenciano para pedir las ayudas para el seguro agrario. “Crea una indefensión brutal, como mínimo molestias y problemas para la relación entre el ciudadano y la Administración”, explica Císcar.

         El presidente de los populares alicantinos considera que “es la Generalitat la que tiene que estar al servicio de los demás, y no al revés, porque los que tienen derechos son las personas, no los territorios ni las lenguas”. Císcar lamenta que la Generalitat “no puede vivir en un estado de agresión continua” bien sea contra la educación concertada, ahora contra los castellanohablantes. “El Consell continúa su hoja de ruta sin contar con nadie, a base de decretazos e imposiciones, obviando el diálogo con sindicatos y actores sociales”, critica el líder popular. Y advierte: “Ya no reperesentan a nadie más que sí mismos por sus políticas radicales y sectarias”.

         Císcar recuerda que “el Consell se ha saltado todas las recomendaciones del Consell Jurídic Consultiu (CJC) para evitar que su texto caiga en dogmas, segregación y radicalidad” porque, entiende el líder alicantino, “ya no escuchan a nadie, ni a sus propios compañeros”. El presidente del Partido Popular de la Provincia de Alicante lamenta que la consellera de Justicia, Gabriela Bravo, “no se haya pronunciado al respecto y deje hacer al responsable de Educación, Vicent Marzà, en un asunto que no es de su competencia”.

         Porque al nuevo decreto de la Administración se suma el de plurilingüismo, al que calificó de “chantaje lingüístico”. Císcar recordó que “si eliges la línea en valenciano tienes más y mejor inglés que si eliges la línea en castellano y eso lo llamamos chantaje”. El PPCV ha llevado a los tribunales, al igual que plataformas de madres y padres y sindicatos, porque ahí, explicó el responsable popular “es donde esperamos que toda esta situación se revierta, que ese decreto se anule y no pueda entrar en vigor el próximo curso”.

         El dirigente popular recordó que el Partido Popular de la Comunitat Valenciana (PPCV) y la Diputación Provincial de Alicante ya interpusieron un recurso ante el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) contra el decreto de plurilingüismo en educación. Recuerda la máxima del partido: “Nosotros abogamos por la libertad: la de los padres para elegir la lengua en que quieren educar a sus hijos y para elegir el centro educativo en que quieren educar a sus hijos”, en alusión a la eliminación de aulas concertadas, 33 menos que el curso anterior desde Infantil a Bachillerato en la provincia.

RELACIONADOS

Ir arriba