El presidente del Partido Popular Provincia de Alicante, Pepe Císcar, subraya que “Rajoy resolverá el problema de financiación que creó el PSOE” con un nuevo sistema de reparto “que acabará con la infrafinanciación que arrastramos desde que el Gobierno de Rodríguez Zapatero aprobó para contentar a sus socios de ERC”. Recuerda que el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) debatirá un nuevo modelo “sin que sepamos aún la posición de los socialistas”.

         Císcar reclama al PSPV “que acabe con su estrategia destructiva e inicie contactos con su dirección federal y los presidentes autonómicos socialistas para llegar a un acuerdo que beneficie a la Comunitat”. Entiende que “no es tiempo de pancarta sino de diálogo para quien tanto lo ha reclamado las últimas semanas con otros conflictos” porque, explica, “sin los votos del PSOE no será posible cambiar la financiación autonómica”.

         Por el contrario, “el PPCV ha demostrado la capacidad de trabajo, diálogo y gestión que le faltado al Consell para negociar con responsables tanto del Gobierno central como del resto de autonomías para superar el quebranto a la autonomía que provocó el PSOE con el aplauso de Ximo Puig y el voto de la actual consellera de Sanidad”, manifiesta. Císcar quiere agradecer “la implicación personal” de la presidenta regional de la formación, Isabel Bonig, para “defender la Comunitat Valenciana mejor que Puig y Oltra con una lealtad institucional que los socios del Consell no han respetado”.

         El presidente de los populares alicantinos considera que “PSPV y Compromís están malgastando todos sus esfuerzos en campañas estilo ‘Espanya ens roba’ que recuerdan a las de los independentistas catalanes”. Reprueba que “las instituciones autonómicas se han puesto los últimos dos años al servicio de una táctica victimista que solo quiere tapar la falta de gestión de sus responsables” y pone como ejemplo la publicidad pagada por Les Corts para anunciar la movilización del 18 de noviembre.

Lamenta que “los políticos trasladen a los ciudadanos sus problemas al alentar una manifestación que no resolverá nada”. Recuerda que “el PPCV se ha sumado a todas las iniciativas que desde Les Corts se han puesto en marcha para cambiar el fracasado modelo socialista”, pero asegura que “llevar esa protesta de la Cámara a la calle no es la solución”. Reitera la posición contraria de los populares a participar en esta manifestación: “Cuando tomamos una decisión lo hacemos con responsabilidad y sabiendo lo que hemos hecho, por lo que difícilmente vamos a cambiar cuando hemos trabajado tanto para resolver el puzzle de la financiación autonómica sin tener que movilizar a la ciudadanía”.

“El Partido Popular Provincia de Alicante apoya a Isabel Bonig en su negociación con el Gobierno para conseguir lo que necesita esta autonomía”, reitera Císcar, mientras exige al resto de formaciones de Les Corts “la misma dedicación que el PPCV” a trabajar por la Comunitat y les insta a “alejarse de comportamientos que ya hemos visto dónde llevan”.

 

  

AUMENTOS SIN EJECUCIÓN


El presidente de los populares alicantinos recuerda que “el Partido Popular ha sido el único que no ha cambiado su discurso desde que el PSOE aprobó el sistema de financiación autonómico en 2009 con el aplauso de Ximo Puig”. Entiende que “la infrafinanciación provocada por ZP se ha corregido en parte gracias al aumento de la recaudación de tributos por la mejoría económica”, ya que la Generalitat dispone de 2.880 millones de euros más de transferencias del Estado de las que tenía el Consell del PP en 2015.

         “Con ese dinero de más no son capaces de hacer nada, por lo que el problema no es solo la infrafinanciación reconocido, sino también la falta de capacidad de gestión de los responsables autonómicos”, manifiesta Císcar. Recuerda que los últimos presupuestos de la Generalitat aumentan el gasto corriente en la misma proporción que el incremento de recaudación, “por lo que se comen los ingresos de más”.

         Císcar se pregunta, además, “qué harían con el dinero de más si ni siquiera son capaces de gestionar lo que ya tienen”, puesto que se han quedado 1.253 millones de euros del ejercicio pasado sin ejectuar. “Peleamos para que los ciudadanos de la Comunitat tengan más dinero y mejores servicios públicos, no para que Puig y Oltra jueguen a las batallitas”, lamenta el presidente de los populares alicantinos.