El Partido Popular de la Vega Baja ha votado en contra de la urgencia planteada por el presidente del Consorcio de Basuras, Manuel Pineda, para aprobar la planta de transferencias en Orihuela al considerar que “es un proyecto lleno de errores que en nada beneficia a la comarca”. El portavoz popular en el Consorcio, Emilio Fernández, rechaza “las prisas” de Pineda por aprobar un proyecto “que él mismo negó en su momento” y se pregunta “qué intereses tienen los socialistas para adjudicar esta instalación nociva en contra de la Vega Baja”.

         Los populares aseguran que “dejar aprobado a tres meses de las elecciones un proyecto perjudicial para la Vega Baja, más caro y con una historia oscura a sus espaldas es sospechoso”. Fernández considera que “Pineda pretende forzar a última hora un proyecto fallido cuando no ha hecho nada en cuatro años para solucionar el problema de los residuos en la Vega Baja”, por lo que “el Partido Popular no participará en sus cambalaches”.

         El Consorcio de Basuras debatió este jueves la urgencia del proyecto a la planta de transferencias de Orihuela y a la aprobación definitiva de la instalación de tratamiento en Dolores. “No podemos aprobar unas instalaciones que perjudican a la Vega Baja, con un aumento inasumible de los costes, solo por un interés que Pineda no ha querido explicar”, indica Fernández. El precio de tonelada transportada en Orihuela pasará de 66 a 81 euros con esta iniciativa, “además de un cúmulo de errores en todo el proceso incompatibles con su aprobación”. Por ello, reitera que “es necesario que Pineda diga por qué hay que aprobar la planta de Orihuela, más allá de su empecinamiento”. Recuerda que “el presidente no ha podido dar una justificación al proyecto de una empresa privada que primero negó, después se encontró en un cajón y a última hora pretende que nos lo traguemos a cualquier precio”. Entiende que “la historia de la planta de Orihuela pertenece más al ámbito de la novela negra que a una Administración decente y propia del siglo XXI”.