El Partido Popular de Rafal acusa al alcalde de la localidad y secretario general de los socialistas de la Vega Baja, Manuel Pineda, de llevar adelante el proyecto de remodelación de la CV-912 a su paso por el municipio sin tener en cuenta la opinión de los vecinos y con el desagrado de los comerciantes de la zona.

La portavoz popular en el Ayuntamiento, María Dolores Navarro, ha manifestado que existía un proyecto anterior, iniciado hace aproximadamente 15 años por otro gobierno socialista, que atravesaba otra vía, más ancha y que ha sido descartado. Ese proyecto contemplaba un trazado que era, según afirma,»prácticamente una circunvalación, con la particularidad, de que pasaba por delante de la vivienda del actual alcalde socialista», y secretario general del PSOE en la Vega Baja, Manuel Pineda. “Ese es el proyecto que no se ha ejecutado”, ha sostenido.

Navarro ha explicado que “dicho proyecto, incluido en el Plan General de Ordenación Urbana que realizó el PSOE, contemplaba la realización de una arteria alternativa que comunicaría la entrada al pueblo por la carretera de Callosa con la otra entrada por la carretera de Almoradí”.

“Actuaba como una circunvalación, permitía sacar el tráfico pesado del municipio y aliviar el tráfico ligero. Esa arteria, que venía a ser una calle muy ancha, pasa por delante de la casa del actual alcalde y los terrenos incluidos en el proyecto llevan años retenidos por el ayuntamiento y sin pagar porque según el proyecto sería por donde pasaría esa arteria descongestionante del tráfico”, agregó la portavoz popular.
Con la nueva remodelación, el problema del tráfico pesado no se soluciona.» Es una barbaridad que en siglo XXI desvíen el tráfico pesado por la calle que se ha de cruzar para ir al colegio de Primaria, al Instituto, al Polideportivo y campo de fútbol, a la Biblioteca, al Centro de Salud, por medio de las zonas residenciales, etc con el consiguiente un aumento de la peligrosidad”, recalca Navarro. Además, «ha empeorado y degradado considerablemente la calidad de vida de los vecinos residentes en las calles implicadas en el proyecto. Y Pineda luego pretende vender que lo hace por el bienestar de los rafaleños», añade.

«Pineda alega, en defensa de su proyecto, que va a crear numerosas plazas de aparcamiento, pero ha llenado el casco histórico, de aparcamientos que degradan la imagen del pueblo, pretendiendo dar solución a un problema que hasta hora no existía, ya que en esa zona centro él mismo habilitó unos terrenos para parking al principio de su gobierno. Es cierto que en la zona más próxima a la Iglesia existía un problema cuando coincidían dos vehículos en dirección contraria, pero el anterior gobierno del Partido Popular ya dejó un proyecto para solucionarlo al cual ellos han hecho caso omiso», se quejó María Dolores Navarro. «En cualquier caso, la solución de Pineda ha sido la peor y la más cara”, manifestó la portavoz popular en el Consistorio rafaleño.

“La remodelación –continúa María Dolores Navarro- ha costado más de 500.000 euros. Además hay que recordarle al señor Pineda su mala gestión y despilfarr,o ya que está desmantelando todas las aceras que se renovaron con el Plan E en los años de crisis sin tener en cuenta la opinión de los vecinos, e incluso en contra de ellos». Recuerda que a la reunión convocada para explicar el proyecto, a la que no asistió el alcalde, sí fueron comerciantes del centro y se manifestaron absolutamente en contra del proyecto. «Se les contestó con que el proyecto ya está hecho y se haría tal cual, con o sin su aprobación”, denunció la responsable popular.

“No se puede afrontar una obra de esta envergadura y de la importancia que supone para Rafal sin haber consensuado antes todo el proyecto con los vecinos y los comerciantes. Pineda ha evidenciado que una cosa es predicar y otra hacer. El alcalde está alejado de la realidad del municipio y ha preferido que la nueva vía genere problemas graves en el centro antes de que pase por delante de su vivienda”, ha dicho.

El Partido Popular reclama a Pineda que traiga proyectos a Rafal que mejoren la calidad de vida de los ciudadanos y no proyectos que son un despilfarro y no dan solución a los problemas del pueblo. «El municipio ya tiene demasiados problemas sin resolver de las etapas socialistas anteriores», ha concluido.