La Portavoz de Sanidad del Grupo Popular en Les Corts, María Remedio Yáñez, ha denunciado que “Montón gasta más de lo que presupuesta, con unas cantidades insuficientes en el texto presupuestario donde el gasto real es superior a lo consignado”.  
 
   Para ´la diputada popular este es el gobierno no de la construcción sino de la destrucción. Son unos presupuestos en Sanidad novelescos, irreales, con cifras ficticias y engañosos”.
 
   La diputada popular ha manifestado que estos presupuestos “parten de cifras ficticias que no se van a ejecutar tal y como han hecho en años anteriores, incumpliendo sus compromisos y gastándolo en otras cosas, no en lo consignado. Guardan facturas en los cajones y añaden problemas con los contratos externos de servicios sanitarios”.
 
   Para la portavoz popular “la consellera Montón ha demostrado que es una mala gestora, que no dice la verdad y carece de toda credibilidad. Todos los contratos externos de servicios sanitarios tienen problemas (hemodiálisis, mantenimiento, ambulancias…) y, mientras no se adjudican, nos cuestan a los valencianos un 15-20% más. Esto es de ser mal gestor”.
 
   La diputada popular ha manifestado que los presupuestos “no son más sociales como dice Montón. La proporción social en el global del presupuesto ha bajado un 10,18% en materia social respecto a los de 2015”.
 
   Yáñez ha señalado que “es insuficiente porque el gasto real es superior a lo consignado, con unas cifras que no llegan a 6.400 millones de euros, cuando en 2016 gastó 7.025 millones de euros y se quedó sin ejecutar partidas e inversiones. En 2016 gastó 600 millones de euros más de lo previsto en los presupuestos para 2018 y entonces no contemplaban las nuevas partidas para las resonancias, para la asunción del departamento de salud de la Ribera, ni la ampliación de líneas nuevas de financiación farmacológica… Esto hace que el presupuesto sea un castillo de fuegos artificiales”.
 
   Remedio Yáñez ha indicado que “este Consell dice que prioriza la sanidad pero no es cierto porque el dinero adicional que llega del gobierno central se gasta en teles y otras cosas y, mientras, Montón no tiene dinero para atender a los enfermos de salud mental en su domicilio, no puede aumentar las plantillas en centros de salud que tienen que cerrar por las tardes, no puede incluir nuevas categorías profesionales, no puede ejecutar presupuesto y va a tener que guardar facturas en los cajones. A 30 de septiembre ya tiene 1.032 millones de euros en facturas en los cajones”.
 
   Respecto al capítulo de inversiones, “casi el 90% son las mismas año tras año. En septiembre solo ha ejecutado el 15,16%. En realidad, Montón gestiona muy mal el dinero de los valencianos lo que provoca que no proteja los derechos de los valencianos. Los resultados ahí están: hay un aumento de listas de espera pese a sus intentos para evitarlo con 63.638 valencianos esperando, un 35% esperan más de medio año y 7.000 más que en el último año. Para 2018 la partida específica para reducir listas de espera se reduce. Su única universalidad sanitaria va a ser que, a este paso, todos los valencianos acabarán en listas de espera. Y no adopta medidas para paliarlo sino al contrario”.
 
   La portavoz popular ha denunciado que “en 2018 también disminuye la partida que va dirigida a pruebas diagnósticas pese a contemplar la finalización del contrato de resonancias en septiembre pero no contempla partidas necesarias. Respecto a la gestión de Ribera Salud meten la pata de una manera escandalosa. Dicen que invierten 5,7 pero solo contemplan la mitad, 2,8 millones, y dicen que lo van a rectificar”. En este sentido, Yáñez ha preguntado a Montón “si cree que estará en condiciones de garantizar a los usuarios al menos los mismos servicios asistenciales que están ahora en la Ribera”.